¿Por qué el sindicato?

Como miembro de un sindicato, usted puede estar orgulloso de saber que es parte de un movimiento que está a favor de buenos empleos estadounidenses y el valor de un día de trabajo honesto.

Con un sindicato, usted llevará la democracia al lugar de trabajo. En lugar de sólo tomar los beneficios y políticas que su empleador decida implementar, los trabajadores en un sindicato trabajan juntos para elaborar un contrato entre los empleados y la compañía. El empleador tiene la obligación legal de cumplir con su acuerdo y no puede simplemente cambiar cualquier política sin la participación de usted y de sus compañeros de trabajo.

En el sindicato está la fuerza.  Sin un sindicato, usted sólo tendrá los derechos mínimos previstos por la ley, tales como salario mínimo, horas extras después de 40 horas y seguro de desempleo.   Con un sindicato, usted puede trabajar para mejorar las políticas que son específicas a las necesidades de su lugar de trabajo y su industria, y puede tener una clara manera de solucionar los problemas y las nuevas ideas con la gerencia sin temer por su trabajo o de que sea despedido.

¿Por qué querría un contrato en el trabajo? ¿Qué significa eso?

Un contrato sindical es un documento legal que establece sus derechos, su seguridad laboral y sus beneficios. Es un acuerdo entre su empleador y el sindicato que ha elegido como el representante oficial de usted y de sus compañeros de trabajo. Proporciona un lenguaje claro al cual tanto usted como su empleador pueden referirse y ver exactamentelas condiciones que están aceptando para trabajar.

Cuando los trabajadores se unen y votan a favor de un sindicato, eligen a un comité de negociación entre sus compañeros de trabajo para que los representen durante las negociaciones.  El comité de negociación elabora una propuesta de contrato, basada en las reuniones, debates y resultados de encuestas de los trabajadores, para presentarla a la gerencia. Puede negociar todos los asuntos razonables que le afecten en su trabajo. Los contratos suelen durar entre 3 y 5 años.

A fin de que el contrato sea ratificado, la mayoría de los trabajadores deben votar para aceptar la propuesta.  Si los trabajadores sienten que no han ganado suficiente en el contrato, pueden rechazar el contrato cuando sea el momento de votar.  Si la mayoría vota contra el contrato, el comité de negociación regresará a la mesa de negociación, o pedirá a los empleados que voten para decidir si se van a huelga o no. Las huelgas, que requieren el voto de las dos terceras partes de la mayoría, son poco frecuentes y sólo se producen como último recurso.  Los gerentes, los dirigentes sindicales, los guardias de seguridad, etc… no tienen permitido votar sobre un contrato.

Las reglas de cómo funciona el sindicato se definen por los estatutos locales y en la Constitución de UFCW, la cual se aprueba por votación y se modifica cada cinco años por los delegados elegidos enviados a la Convención Internacional.

¿Tendré que pagar cuotas?

Al igual que los miembros de la mayoría de las organizaciones, debemos pagar cuotas.  Nuestras cuotas brindan grandes beneficios en aumentos de sueldo, prestaciones, seguridad laboral, representación y condiciones de trabajo.  El sueldo y los beneficios agregados que reciben los trabajadores por pertenecer al sindicato son mucho más que el costo de las cuotas sindicales.  Las cuotas se utilizan para pagar a los organizadores, asistencia jurídica, personal de apoyo, alquiler, materiales, etc… los cuales son necesarios para mantener buenos contratos y una representación adecuada.  Nadie paga las cuotas hasta que los trabajadores han votado a favor de aceptar un contrato.

¿Tendré que ir a huelga?

Ir o no a la huelga es una decisión tomada por usted y sus compañeros de trabajo.  Una huelga no está autorizada a menos que dos tercios de los trabajadores que deciden sobre el contrato voten a favor de ir a la huelga.

Las huelgas son poco comunes.  La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. muestra que el 99% de todos los contratos se negocian sin huelgas.  Una huelga es realmente sólo una posibilidad en caso de que la gerencia se niegue a negociar con honestidad y de manera justa. De los miles de contratos negociados por miembros de UFCW en todo el país, menos del uno por ciento llegó a una situación de huelga.